La novación de la hipoteca es cualquier cambio que se haga en el préstamo hipotecario después de haber sido contratado. Como sabe cualquier buen bufete de abogados especialistas en bancos en Salamanca, algunos de los cambios más frecuentes de la novación hipotecaria que puedes hacer son:

- Aumentar el importe del préstamo para obtener más financiación y ampliar la hipoteca

- Modificar el plazo de la hipoteca, generalmente para tener una cuota más baja cada mes

- Cambiar tipos de referencia y sistemas de liquidación

- Añadir o liberar nuevas garantías personales o inmuebles

- Subrogación de la hipoteca

Te recordamos que realizar la novación de la hipoteca es algo que debe estudiarse bien, ya que es una operación que tiene varios costes, y puede que se necesite volver a tasar el inmueble para ello.

Si se cambia el tipo de interés, con un documento privado puede ser suficiente, pero en los demás casos se suele recurrir a otros trámites y gastos. Los gastos de la novación suelen ser más bajos que firmar una nueva hipoteca o hacer una subrogación, siendo generalmente: comisión de novación, gestoría, notaría, tasación, registro de propiedad y en algunos casos IAJD.

Aunque pueda serte interesante, has de saber que tu entidad bancaria no está obligada a aceptar una novación hipotecaria a menos que se haya acordado con anterioridad y esté indicado en la escritura, por lo que es conveniente que estudies muy bien toda la documentación y tus necesidades para poder presentar tu propuesta en el banco.

En Lis Abogados somos expertos en Derecho bancario, poniendo a tu disposición a nuestro equipo de abogados especialistas en bancos en Salamanca, lo más probable es que no vuelvas a tener ningún problema más con tu entidad bancaria.